Esa triste imagen que damos… porque nos la merecemos.

Deja un comentario