Experimento Facebook

Tengo la costumbre de usar las webs para lo que han sido creadas. En este caso, Facebook lo uso para relacionarme con la gente que conozco, por ello sólo agrego a la gente con la que me he visto, al menos, alguna vez.

Concibo, además,  las redes sociales como nexo de unión y de presentación de nuevas personas, por lo que si quiero conocer a B, busco a A, que nos conoce mútuamente y le pido que me presente.

Sin embargo, esto no funciona en Facebook. El motivo es que casi todo el mundo agrega a casi todo el mundo que se lo pide. Por lo tanto, el «amigo de» no siempre es real.

Para demostrar esta teoría, hace unas pocas semanas creamos un sujeto de experimento. Le pusimos un nombre, le añadimos una foto y mandamos unas 100 «friend request».

¿El resultado?. Contestaron el 95% afirmativamente. Y, a partir de tener ya 95 amigos, nuestro chico empezó a recibir peticiones de amistad cada día. Ahora tiene más de 2.000 «amigos» y unas 35 peticiones de amistad diariamente, más otras cientos de invitaciones de todo tipo diarias.

experimento facebook
experimento facebook

Como dato curioso, en los detalles mucha gente ha dicho que «le conozco de haber vivido con él» o «es familiar».

Como veis, las Redes Sociales, por lo menos para mí,  no son fiables. No me extraña que hoy, los usuarios de Madrid, hayan organizado una fiesta para «conocerse personalmente».

Y vosotros, ¿os fiais de esos amigos de amigos?

Actualización 20-08-2010: Dos años después, y debido a que he desvirtualizado a muchisima gente, sobre todo por el Congreso de WebMasters y el Congreso de Internet, he decidido aceptar como «amigos» a todos los que me conozcan a mi (aunque yo no termine de recordarles, disculpad mi memoria :-). Por lo tanto, «abro» FaceBook a estas amistades, dejando Linkedin para personas con las que haya hecho negocios.

¿Quieres recibir mis artículos en tu email?

21 Comentarios

Deja un comentario